951 98 80 69

La reducción de pecho es una intervención quirúrgica que busca disminuir el tamaño de la zona mamaria en aquellos pacientes que se sienten incómodos con este. A diferencia del aumento de pecho, esta operación no solo se realiza por fines estéticos, sino que sus principales motivaciones radican en problemas de salud que padecen sus pacientes.

Este tipo de intervención se encuentra dirigida a mujeres que presentan un exceso de peso debido al tamaño de los senos, lo que puede tener repercusiones negativas en su salud física. En estos casos se suele padecer de dolores de espalda y cuello, deformidades en el esqueleto, problemas de respiración e irritaciones debajo de las mamas.

El procedimiento quirúrgico se lleva a cabo mediante la extracción de grasa, tejido mamario y piel, disminuyendo el tamaño de los senos sin mayores complicaciones. Por supuesto, el resultado final de esta operación dependerá de las pretensiones de cada paciente, así como de sus problemas de salud y características corporales.

A pesar de que hemos señalado que la reducción de pecho se lleva a cabo principalmente por motivos de salud, también existen casos en que sus motivos radican en la estética que los senos ofrecen. De hecho, los hombres que padecen ginecomastia y que tienen un tejido mamario más grande de lo normal, son candidatos frecuentes para este tipo de intervención.

En el caso de las mujeres, algunas apuntan a disminuir el tamaño del pecho en general, mientras que otras buscan reducir la aureola de las mamas. De esta manera se puede lograr un aspecto atractivo y gratificante para cada uno de los pacientes, entregando un tamaño proporcional y estético de la zona en cuestión.

Muchas mujeres se preguntan si son buenas candidatas para someterse a esta operación. Como ya te hemos explicado, los motivos y necesidades de cada paciente son diferentes, pero es posible que tu caso requiera de algún tipo de intervención quirúrgica si padeces algunos problemas de salud en específico.

La aparición de erupciones bajo las mamas, por ejemplo, son un elemento que dificulta e incomoda bastante las actividades cotidianas de las mujeres. Lo mismo ocurre en aquellos casos donde el peso de los senos genera dolor en los hombros, cuello y zona alta de la espalda, generando incluso problemas de postura.

En la misma línea, estos problemas de postura pueden acabar por dañar algunos nervios y ocasionar entumecimiento en las extremidades superiores del cuerpo. Además, el volumen de los pechos también afecta de manera negativa al sistema respiratorio y puede dificultar la actividad de los pulmones.

De todas maneras, la mejor de las formas para saber si estás en condiciones de someterte a esta intervención o si tu estado de salud lo exige, será consulta y dejar que evalúe todos los aspectos de tu caso particular.

Call Now Button