951 98 80 69

La rinoplastia es una de las cirugías estéticas más solicitadas entre la población española. Como cualquier intervención quirúrgica, es necesario tomar una serie de cuidados después de realizarla para una rápida cura y obtención de buenos resultados.

El postoperatorio de una rinoplastia suele dividirse en tres bloques:

  • El postoperatorio inmediato. Dura aproximadamente las dos primeras semanas tras la operación.
  • El postoperatorio a corto plazo. Cubre desde la tercera semana hasta el cuarto mes. En esta etapa podemos observar los primeros resultados de la intervención, aunque la nariz todavía permanece hinchada.
  • El postoperatorio tardío. Su duración se extiende desde la finalización de la anterior etapa hasta los dos años posteriores. En su finalización podemos observar los resultados definitivos de la rinoplastia.

 

¿Qué sucede después de la operación?

Tras la salida del quirófano pasaremos primero por una sala de recuperación antes de ir de vuelta a nuestra habitación. Llevaremos pautado un seguimiento en temas de medicación y cuidados para evitar el dolor lo máximo posible. Los medicamentos a consumir para la recuperación son analgésicos, antiinflamatorios y protectores de estómagos, cuyas recetas nos entregará el especialista pertinente.

El alta podría llegar al día siguiente o dos días después, dependiendo de la complejidad de la intervención.

Durante las siguientes 24 horas a la operación lo recomendado es permanecer en reposo para controlar mejor los dolores, así como aplicar frío en los párpados. Notaremos la aparición de moratones alrededor de la nariz y los ojos, algo bastante común y que no debe ser signo de preocupación. En torno a las 48 horas deberían comenzar a desaparecer.

Tras la cirugía se colocan unos tapones en la nariz que se deben mantener entre 1 y 4 días, así como un molde o férula sobre la misma. Ambos pueden producir alguna molestia al dificultar la respiración. La punta nasal se mantiene dura aproximadamente un mes, aunque posteriormente se va a ir ablandando y estrechando. Es por ello que se hace necesario tener paciencia hasta que la nariz se deshinche para poder observar el resultado definitivo.

 

Cuidados que debemos seguir después de una rinoplastia

Como ya hemos comentado, hasta el cabo de un año no podemos contemplar el resultado definitivo de la operación, aunque lo cierto es que tras las primeras dos semanas podemos comenzar a ver la nariz con un aspecto normal.

Otro aspecto que suele tener en vilo a los pacientes son las cicatrices. Debido a que las incisiones se realizan por el interior de la nariz, las cicatrices son invisibles, aunque esto no quita que no debamos tener el cuidado que tenemos con una cicatriz que sí se ve. A partir de los 2 o 3 meses, las cicatrices comienzan a ablandarse.

Es muy importante mantener una extrema higiene dentro de la nariz. Usar bastoncillos para los oídos mojados en agua oxigenada ayuda a limpiar las heridas internas y a evitar que se acumulen costras en los orificios nasales. Además, no debemos sonar nunca nuestra nariz para evitar infecciones.

Siguiendo todos estos cuidados y un correcto reposo, no deberíamos tener ningún problema a la hora de cuidar nuestra nariz durante el postoperatorio de una rinoplastia. Cabe destacar que el dolor producido por la operación es totalmente normal, aunque en caso de una mayor preocupación lo ideal es contactar con nuestro especialista.

 

Si quieres saber más sobre la rinoplastia o cualquier otro tipo de cirugía estética, no dudes en consultar nuestros artículos.

Call Now Button