951 98 80 69

El encapsulamiento de los implantes es un tema bastante común al momento de someterse a una cirugía de aumento de pecho. Es importante hablar al respecto y dejar totalmente esclarecidos los verdaderos alcances de esta incidencia, restando miedo e inseguridad a las pacientes que buscan un cambio en su imagen.

Lo primero es desarrollar un poco la manera en que los implantes mamarios se incorporan al organismo. Los tejidos internos notan inmediatamente la presencia de un agente externo y reaccionan a él de diferentes maneras. Lo más común es que asuman rápidamente lo inocuo de su presencia y procedan a incorporarlo al funcionamiento del cuerpo.

Las zonas aledañas al implante comienzan a unirse a este a través de la creación de tejido y lentamente van normalizando la situación. Es durante este proceso que se pueden presentar ciertas complicaciones y que puede aparecer la tan temido y renombrada contractura capsular mamaria.

La contractura capsular se caracteriza por un desarrollo más grande de lo normal en estos tejidos, provocando presión al interior del pecho. Esta situación endurece la mama y genera dolor en el seno, además de provocar un aspecto externo poco estético.

En la mayoría de los casos la aparición de este malestar es bastante leve y se puede tratar mediante el suministro de medicamentos. Por supuesto, será el médico a cargo quien tome estas decisiones y quien vea cuáles son las mejores alternativas para aliviar tu malestar.

Algunos datos sugieren que una de cada diez mujeres puede sufrir esta afección durante el primer año del implante. Es importante señalar que en algunos casos más severos, puede ser necesaria una segunda intervención quirúrgica para dar solución al problema.

Una buena manera de evitar esta situación es consultando con el cirujano las diferentes alternativas que existen en cuanto a implantes. La evolución de la medicina estética ha generado nuevas herramientas con el fin de reducir los casos de contractura capsular, por lo que es muy poco probable que termine ocurriéndote a ti.

Los implantes mamarios rugosos parecen ser la mejor fórmula para evitar este tipo de complicaciones, puesto que su superficie irregular permite que los tejidos se adhieran con mayor facilidad a estos. De todas maneras, antes de tomar cualquier decisión lo mejor será consultar con un cirujano experto y dejar que te ayude a elegir el mejor camino para tu caso particular.

 

Call Now Button